Algunos números sobre las vacunas

Recientemente he tenido acceso a un resumen sobre una charla muy interesante acerca de las vacunas víricas. El autor de la misma es Jose Manuel Echevarría Mayo, jefe de área de virología en el Centro Nacional de Microbiología, dependiente del Instituto de Salud Carlos III.

El resumen, de muy fácil y amena lectura, contiene algunos números que me parecen alucinantes, por la información que se puede extraer acerca de las vacunas víricas. He decidido compartir aquí un pequeño resumen.

La Peste Negra, por lo que se sabe, se extendió por Europa entre 1346 y 1352. La trajeron las tropas del Imperio Mogol. Hasta que Alexandre Yersin, discípulo de Pasteur, aisló el germen y determinó cuál era su método de infección (ratas y pulgas, principalmente), se considera que mató unos 200 millones de personas.

Petit-Yersin.jpg
Alexandre Yersin

La viruela, por otro lado, también llegó a Europa desde Asia. En el siglo XVIII, mató a 60 millones de personas tan solo en Europa. En total, se estima que murieron entre 300 y 500 millones de personas hasta que Edward Jenner descubrió una vacuna en 1840. A pesar de ello, no se consideró totalmente erradicada hasta 1979.

Edward Jenner.jpg
Edward Jenner

Y si la mortalidad de la viruela era terrible, aun mayor era la de la rabia, que fulminaba a prácticamente todos sus contagiados, después de mucho sufrimiento. Gracias a que a Louis Pasteur se le ocurrió vacunar a los perros que transmitían dicha enfermedad, se terminó por controlar.

Louis Pasteur.jpg
Louis Pasteur

¿Y qué tal la fiebre amarilla? Un brote en la ciudad de Alicante en 1804 mató al 20% de la población total de la ciudad en solo un mes. Afortunadamente, gracias a la vacuna descubierta por Max Theiler en 1937, es una enfermedad relegada únicamente a determinados ambientes selváticos de África o América.


Max Theiler nobel.jpg
Max Thelier


El repaso termina con la polio. Enfermedad que mató a más de cuatro mil niños españoles entre 1940 y 1970. Se consiguió detener gracias a la vacuna descubierta por Albert Sabin, en 1959, aunque no desapareció hasta 1976.

Albert Sabin.jpg

En el resumen también se repasan los riesgos de las vacunaciones víricas, que no son pocos. Y se termina con unos datos que, a mí, me parece escalofriantes:

En 2009, la tasa de casos de sarampión en España fue de 0.6 casos por millón de habitantes. En 2010, se multiplicó por 10 (6.6 casos por millón). Para 2011, se había multiplicado por 72 (42.9 casos por millón). Se produjeron varias muertes en ese proceso.

Repasemos:
  • Peste Negra: en torno a 200 millones de muertes calculadas. Detenida gracias a una vacuna.
  • Viruela: entre 300 y 500 millones de muertes. Erradicada por una vacuna.
  • Fiebre amarilla: exterminó al 20% de una ciudad en un mes. Detenida por una vacuna.
  • Polio: mató a más de 4000 niños en 30 años. En pleno siglo XX en España. Detenida por una vacuna, está cerca de ser considerada como erradicada.
  • Sarampión: se multiplicó por 72 el número de casos en 2 años, en el siglo XXI en España. Con muertos, que habrían sido evitables, como resultado. Controlada por una vacuna. También se tienen esperanzas de llegar a considerar la enfermedad como erradicada.

Hasta aquí los datos extraídos. Lo que sigue es mi opinión.

Las vacunas han salvado millones de vidas. Las siguen salvando. Ni muchísimo menos están exentas de riesgos. Y conocerlos está al alcance de cualquiera que tenga un interés real, y vaya a informarse a un centro de virología, y no a un blog de productos naturales holísticos illuminati cuánticos. Por ejemplo, se puede llamar al propio Centro Nacional de Microbiología, cuyos datos de contacto se encuentran aquí.

Cuando se produce una negligencia médica, se paga. Hay vías legales para denunciar y ser respondido. Para quien las necesite. Cuando un inconsciente o un analfabeto científico produce un brote de una enfermedad erradicada y pone en riesgo la vida de miles de personas. ¿Qué sucede?

Nada.

Pues eso.

comments powered by Disqus