El vestido de Cristina Pedroche y el falso debate

Otro año más, Cristina Pedroche volvió a exhibirse medio desnuda en pleno mes de Enero, al lado de un señor admirado por su trabajo, y no por su físico. Señor que, además, iba bien tapado y hacía comentarios graciosetes.

Y como cada año, los medios instigan y fomentan un falso debate que nos viene muy bien a todos: a ellos por generar ruido, audiencia y tráfico de red (que acaban siendo ingresos) y a nosotros porque nos libera de la responsabilidad que tenemos, y de plantear el verdadero debate.

Una empresa, como lo es Antena 3, es un agente social cuya existencia se justifica por una razón: ganar dinero entregando un producto. El producto es audiovisual y el dinero viene de tener audiencia. Esta señora es el medio para construir dicho producto, y por tanto generar los cuartos.

La única decisión que toma ella es si quiere ganar mucho dinero exponiéndose de esa guisa o convertirse en la mártir de la defensa de la no objetivización de la mujer en tv, negándose a hacerlo. Decide lo primero, y es totalmente respetable.

El resultado es que esta cadena, como todas, seguirá poniendo tías buenas al lado de tíos normales, hasta para presentar el telediario. Sencillamente estarán respondiendo a lo que la sociedad les pide para seguir generando dinero. Lógico y normal. Si los espectadores entregáramos un mensaje diferente, y cambiáramos de canal o apagáramos la tv, si llenáramos su buzón de mensajes de protesta por utilizar el cuerpo de la mujer como reclamo, al día siguiente se acababan las jamonas medio en pelotas en cualquier programa.

Los consumidores tenemos un gran poder. Y todo gran poder conlleva una gran responsabilidad (gracias, Ben Parker). Preferimos no ejercerla y entrar en el debate falso de si esta mujer debe o no debe aparecer así en la tv, en lugar de debatir si debemos o no ver cadenas para las que la mujer es un objeto sexualizable para ganar dinero.

Más cómodo para la cadena. Más cómodo para todos.

comments powered by Disqus